CANCIÓN DE AGOSTO

He solicitado la venia del tiempo
para continuar el rumbo a la cordura
mientras se llenan de esperanza mis alforjas.
 
Tengo todo para ser de dicha;
unas manos que acarician mis silencios
un beso fresco en las mañanas
mi paciente y sabia entrega al universo
y las ganas de cambiar un poco el mundo.
 
He sido bendecido por la aurora
un día en que agosto florecía
un canto en gratitud, y la mañana intensa
madrugada cuando el sol se alzaba ufano.
 
Y soy también del campo y de la brisa
soy aquel de música sin pactos
alegrando cada paso, mientras sonrío al verso
y me hago soberano de todos mis suspiros.
 
Se me ha dado licencia para un verso,
una oda que alaba la oportunidad del paso,
una canción de agosto
como himno al creciente porvenir
y a la razón de ser de toda mi energía.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *