ÉXODO

Llegaste,
la luna miraba tu viaje desde lejos.
 
Te recibió una tarde de Alegría
mientras mi niñez holgada
seguía pretendiendo papalotes.
 
Llegaste de tu viaje entre montañas
y fuiste la heroína de mis cuentos
aún sin conocer de tus historias.
 
Te trajeron de campos de dulzura
a la sabana donde la luna se esconde del cemento
pero trajiste con tus ojos
la ternura perfecta de tu infancia.
 
Y yo, seguía en el solar
pretendiendo volar sin papalotes.
 
Floreciste sin sonrojos ni canciones
transformando tu alegría en los festejos
dejando en un baúl las memorias bucólicas y el llanto.
 
Creciste allí, tras la frontera de mi soledad
y ausente de mi timidez y mis torpezas,
creciste hermosa y fuerte
sin sospechar que preparabas de nuevo la partida.

Y nos fuimos,
diametrales y ausentes.
 
Y vivimos el éxodo del viento
sin siquiera sospechar
que seríamos del otro
el destino prometido.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *