LA POESÍA

Soy libre,
los versos son mi dicha
y las palabras mi camino.
 
Llevo el canto de los bardos,
impronta de mis primeras letras
y resguardo de los gritos.
 
Escudo defensor y espada altiva
metáforas que esgrimo
para mantener radiante mi cordura.
 
Soy fuerte
rey y dios de mis caminos
soberano de los pactos heredados,
gobernante y trazador de propios rumbos.
 
Con la frente alzada a lo eterno
reconociendo la fuente universal de mis versos.
 
Agradeciendo la inspirada entrega
del don de navegar el alfabeto
y de trenzar imágenes con versos.
 
Soy el de ancestral legado
que graba las historias de los astros,
que oye los susurros de las almas
y convierte la verdad del infinito
en la más sincera y franca poesía.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *