Hombre en el espejo

Hay momentos de calma
cuando se abren las ideas
y se afirma con certeza la sonrisa.
 
Hay instantes, tambien
cuando la vida sorprende
y se llenan de delirio los altares.
 
Toda la fuerza del dia
concentrandose en atisbos
y en deseos contendidos.
 
La tranquilidad,
las ansias plenas,
el hombre altivo
que solo entiende de trazos
y de sensibles promesas.
 
Un hombre peregrino,
con nostalgias y virtudes
un reflejo en juventud
del pasado que se aferra.
 
Un hombre en el espejo
que le habla al mundo
mirando sus ojos
como si fueran universo.
 
Un hombre,
solo y sin apariecias
desnuda el alma
y se abre al mundo.
 
Y tiemblan los rencores
cuando alza su pluma
y construye con trazos
la verdad de la poesia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *